facebook y traductor

En el ánimo por la difusión de los deportes de tracción de viento bienvenido a KiteProki. Vívelo tu mismo y siente la libertad. .......1024px gloogle-chrome secuencia salto

barra de botones

11 septiembre 2016

24H 2014 2ª PARTE

"Cada día estaba más cerca... pero todo se complicó..."

Todos los amantes de este deporte conocemos que no siempre resulta lo que esperamos. Muchas veces organizamos viaje con tanta ilusión que nos olvidamos de lo caprichoso que es el viento. En esta última ocasión no lo fue menos.

Los últimos días de preparativos, antes de emprender el viaje, fueron intensos. Previsiones diarias desde La Franqui facilitadas por Alex, a las cuales se sumaron los que llegaban. Ultimos ajustes del nuevo buggy tras las pruebas de los días anteriores. Algunas modificaciones en la furgo y material... Un sin parar que generaba incertidumbres y mermaba mi ánimo. Mi "team" se esforzaba por ultimar las cosas que a mi no me daba tiempo, Juanchu, Fernando, Adrián, Dani... Mil gracias a todos los que os implicasteis por mí de una u otra forma, sois muchos.






Llegaban noticias no propicias de mis amigos Michel, Eduard y Bernard. Este año no se podía circular con vehículos por la playa y menos acampar. Esto dificultaba mucho la prueba y la asistencia en el desarrollo. Me obligó a modificar parte de la estrategia. La Tramontana que esperaba se estaba produciendo tres días antes de mi salida. No podía conectarme a Internet por circunstancias y del móvil mejor no hablar. A todo esto se sumaban otras que seguían dificultando todo.
Llegó el día de emprender el viaje, la incertidumbre presente de ser el momento, pero las ganas e ilusión pueden con todo. En esta ocasión me acompañaba mi Elena. Durante el viaje pude sentir el momento y llegar a emocionarme.


Una vez en la Franqui analicé las posibilidades. Efectivamente resultaba complicado obtener permisos para montar el box y circular con vehículos a motor por la playa en la noche. Pensé en pasarlo por alto, las multas a las que me exponía no las podía asumir.Tras momentos de incertidumbre a lo largo del día y organizar el campamento necesitaba un refrescón en el agua y relajarme con mis juguetes acuáticos.





Unos comenzábamos la aventura y otros regresaban a casa. Entre tanto preparando cosas, haciendo pruebas y esperando el mejor momento de tramontana para el intento. El viento comenzaba tarde y se paraba al atardecer los días previos. Los compis me informaban diariamente varias veces de las previsiones que no resultaban.



Un año de espera para tener un regalo especial, las acros de tracción de Bernard. Es todo un lujo y gentileza de mi amigo. Todo un año dedicado a poder fabricar mis cometas, horas y horas para ajustarlas y una gran ilusión por ambos en conseguir algo por lo que nos apasionamos.
Bernard, Eduard y yo estuvimos en contacto todo el año pasado. Los consejos de Bernard me fueron muy útiles, 24h con las acros de tracción necesitan de un entrenamiento muy específico. A pesar de ello no deja de tener sus ventaja e inconvenientes.
Con gran ilusión nos volvimos a encontrar y compartir buenos momentos. Le comenté mi idea, pilotar las acros con barra suprimiendo los mandos. Realicé pruebas insitu con las que quedé conforme.

                       
El viento seguía haciendo de las suyas. No surgía el momento de comenzar. Los amigos no dejaban de animarme pero la realizad está siempre presente.
Como siempre falta algo por terminar continué haciendo pruebas, ajustes y buscando la mejor estrategia. La modificación en la ubicación del box me complicaba mucho la realización de la prueba y a mis asistentes.



                                          


Tras buenos momentos con amigos, algunos con los que no coincidía desde largo tiempo, llegaba la hora. No el mejor momento, intentarlo siempre merece la pena. Alex, con más ánimo que yo, preparaba las luces en su carrovela para asistirme. Siempre dispuesto a ayudar en todo lo necesario, mil gracias amigo. Esa noche no se cumplieron las previsiones, nos inundó la realidad. El viento se paraba al atardecer y arrancaba entrada la noche sobre las 00:30, muy levemente, sin apenas garantías de mantenerse. Decidí posponerlo hasta el amanecer.






                                                 



Ni amanecer ni previsiones. La ilusión por esta prueba se disipó en días sucesivos. Hay que tratar de disfrutar el momento aunque no sea el esperado. Esta ocasión no era ese momento, así que tocó cambiar el chip y disfrutar de otra forma. Raúl llegaba con la familia, tuvimos una gran compañía llena de anécdotas y buenos ratos. Mi hermano Jose Manuel también hacía presencia con la suya. Un tanto desilusionado al conocer la imposibilidad de la prueba.


A pesar de todo ello, La Franqui nos regaló una rodada nocturna digna de recordar. Viento suave  de levante muy constante. Nos permitía subir y bajar al mismo ritmo. Teníamos preparado un circuito que tras unas vueltas lo obviamos por toda la playa. Como dato curioso, la arena se convertía en una especie de nieblilla por delante de la rueda delantera que mi guardabarros no era capaz de asimilar. Una buena rodada para Fernando, Raúl y un servidor.


Siento el retraso de esta publicación, se quedó en el tintero por varios motivos. Por ello pido disculpas a mis seguidores.

"Lo más importante de no conseguir tus propósitos es seguir intentándolo". Sigo esperando el momento...










No hay comentarios:

Publicar un comentario