facebook y traductor

En el ánimo por la difusión de los deportes de tracción de viento bienvenido a KiteProki. Vívelo tu mismo y siente la libertad. .......1024px gloogle-chrome secuencia salto

barra de botones

28 octubre 2009

RUEDAS SIN PINCHAZOS


El club de cometas Viento Norte, representado por Chema, Fernando y Moncho junto con otros dos miembros simpatizantes más vuelven al desierto, entre ellos, Juan Peyote.




Desde que comenzaron sus andanzas, Fernando y Chema por aquellos parajes hace años, han intentado solventar una de sus grandes preocupaciones: los pinchazos y cortes en las ruedas. Esto facilitará una de tantas dificultades que entrañan este tipo de aventuras a las que ya nos tienen acostumbrados estos expertos de travesías.

Fernando ha encontrado un nuevo tipo de rueda que puede solucionar este problema. El club Viento Norte ha patrocinado un juego completo de ruedas para su primer test. Después de probarlas en el fin de semana se ha decidido equipar otro buggy más para testarlo en el desierto.




Hoy las hemos estado probando en Zalduendo y las impresiones son buenas. Las características más destacables son:

*El diámetro exterior es un poco más pequeño que las ruedas estándar.
*Las ruedas se agarran bien y absorben mucho los rebotes.
*El precio es razonable.
*El montaje y desmontaje de la rueda en la llanta es aceptable y se ajusta perfectamente.
*Es una especie de goma maciza semidura.
*El peso es muy razonable, similar a las estándar.
*La comodidad para el piloto se sacrifica un poco en contrapartida del resto de ventajas.


Queda probar su desgaste y comportamiento en las condiciones más duras, el desierto.


Proki os desea los mejores vientos y que la fuerza os acompañe en vuestra aventura.




Os mantendremos informados del resultado, Viento Norte I+D.

 +Info:

21 octubre 2009

Flysurfer Psycho III 13m



Ya conocemos que esta cometa está actualizada a la Psycho IV y mejorada, pero ciertas cosas las siguen compartiendo.
Estos días estoy probando una Flysurfer PsychoIII 13m que me ha pasado un amigo. De momento os puedo comentar los aspectos más destacables de esta cometa, aunque espero probarla más y en diferentes condiciones.



 Hablemos de algunas carácterísticas de la Psycho III:
*El freno o trimado de la barra. El sistema de cintas no funciona mal, pero me sigo quedando con los clamcleat. Como anécdota comentaré que una de las piezas metálicas (anillas) que las une se me rompió (me quedé sin poder trimar la cometa). Además no son piezas de inoxidable y si lo utilizas en el mar ya sabes. Es lo que ha pasado en este caso.
*Las anillas para bajar la cometa en las prelíneas del borde de fuga. Funciona aceptablemente, me convence más unirlas ambas con un cordino. Tiras a la vez de ellas y lo puedes hacer con una sola mano.
*No tiene quitavueltas en las líneas centrales.
*La 5ª línea funciona muy bien cuando actúas la suelta de emergencia del chicken loop. Esto es importante en una cometa que se queda muy inflada en una situación complicada.




*El bridaje. Hay que tener cuidado, tiene muchas riendas y al no estar enfundadas se lían con facilidad. Tienen la peculiaridad de estar enganchadas al pingón de la cometa con una pequeña lazada a la que alondras la rienda. Por un lado está bien, por otro... Tienen una resistencia de carga menor que las riendas y el pingón, por tanto se romperá antes. Esto facilita su reparación y produce menor destrozo en la cometa. Se cambia con facilidad, pero si se te rompen unos cuantos tienes que ser "ingeniero" para montarlo correctamente. Si vienen bastantes repuestos para ello con la cometa por algo será.

En Zalduendo la he estado probando con el buggy (12-15 nudos) y en estático (6-10nudos). La sensación es buena, tiene buena sustentación y lif vertical. Saltas fácil, casi basta con tirar de la barra. El viento estaba poco racheado. Los saltos tienden hacia adelante más que verticales, es decir, haces más péndulo que con otras cometas. El giro de la cometa, para ser 13m es aceptable pero no suficiente como para hacer kite loop. Se mueve bien para el resto de circunstancias, es aconsejable girarla soltando un poco la barra para que no se frene y gire más rápido.





En Corconte se comportó bien con viento estable, a pesar de que tenía el viento justito (13-16 nudos). Se sube y baja con cierta facilidad, el preinflado no es necesario. Es aconsejable, sobretodo al bajarla, hacerlo por la ventana ya que se queda totalmente armada (evitaremos sustos y destrozos en la estructura, rebota en el suelo con cierta facilidad).



Seguiré probando, continuará...



18 octubre 2009

Monopatín eléctrico Funandmadness



Hoy he conocido a los chicos de Funandmadness. Es la primera vez que se acercan a Zalduendo y creo que repetirán. Nos han presentado sus monopatines eléctricos y nos han dejado probar uno de ellos, el f&m 800 (todo terreno).




Hace tiempo que me intrigaban estos patines motorizados. El año pasado tuve ocasión de probar uno de gasolina. Hoy con el f&m 800 he disfrutado un buen rato. Imaginaros, teníamos buen viento y yo con este bicho. He de decir que no tiene nada que ver uno con otro. Me quedo con el eléctrico.




Bajo mi punto de vista tiene tres puntos destacables: la autonomía, el mando y el freno:

*Tiene una autonomía de 20 km aproximadamente, dependiendo de su utilización.
*El mando es electrónico e inalámbrico.  No tienes cables que entorpezcan su pilotaje y es cómodo. La aceleración es muy gradual cuando le pillas el tacto. Sencillo y práctico. Además tiene unas señales acústicas que te indican posibles errores de conexión o de funcionamiento. También tiene tres posiciones de pilotaje para su velocidad (despacio, intermedio, rápido).
*El freno es ABS, una caña. Progresiva deceleración en la frenada si adelantas el gatillo con tacto y frenada "en seco" si lo haces rápido.



 

 

Espero tener otra ocasión de probarle en carga completa (por la mañana ya le dieron suficiente zapatilla) y terminar de detallar mis impresiones, más precisas, acerca de este curioso monopatín eléctrico.


+Info:















08 octubre 2009

Boom Skite




En primer lugar decir que cada cometa está diseñada para un uso: race, freestyle, montain, snowkite o kite surf. Hay que remarcar que, aún así, ninguna cometa es perfecta. Flysurfer y Peter Llynn buscan más polivalencia. Si hablamos de polivalencia en una cometa tenemos que nombrar también a la BOOM SKITE



Su relación calidad-precio-comportamiento es muy bueno. Está bien construida. La tela tiene un tratamiento especial repelente al agua que garantiza su impermeabilidad para el agua y minimiza la porosidad. Reforzada en los cajones interiores para soportar mayores esfuerzos.




En el borde de fuga (cajones centrales) tiene unos belcros que cierran el perfil con dos funciones:

-Evitar la sobre presión en el interior cuando la golpeamos con el borde de ataque boca abajo para no reventar las costillas.

-Facilitar la limpieza interior del foil.



En la punta de los estabilos también hay belcros para este último fin. Por otro lado, ambos, facilitan el drenaje de agua del interior. Otra ventaja, en condiciones ajustadas de viento, es dejar abiertos los belcros. Con esto conseguimos menos tracción sin afectar mucho el comportamiento.



En el borde de ataque las bocas de los cajones van enrejillados, esto facilita mantener la forma de los mismos y la entrada de viento; a su vez dificulta la entrada de agua y las despresurizaciones violentas con vientos racheados.




En el último reestiling añadieron una manga cónica de tela para minimizar la entrada de agua en su utilización para kitesurf. El viento empuja con más presión que en el interior de la cometa, por tanto se abre la manga de tela; cuando la cometa se nos cae al agua la presión interior del foil hace que se doble dicha manga, impidiendo que se salga y entre el agua.



Este sistema se recoge fácilmente con unos belcros laterales a la manga para la utilización fuera del agua, accediendo a ellos por la abertura de los belcros de los cajones centrales. Aquí existen diversidad de opiniones, unos preferirán facilitar la entrada del viento para mantener más fácilmente la presión interior retirando las mangas, a pesar de facilitar la entrada de agua en su utilización para kitesurf o viceversa. Para el resto de modalidades no tiene tanto sentido, además retarda el inflado de la cometa.



Una anotación, en situación de nevada con ventisca considerablemente puede llegar a saturarse el enrejillado del borde de ataque e impedir la entrada de viento dificultando el pilotaje del foil.



Un “puntazo” de esta cometa es levantarla boca arriba y boca abajo con facilidad tirando de las líneas de tracción y de freno respectivamente. Se levanta con seguridad desde las prelíneas de tracción o trimado del foil ya que no se hincha por completo dejando los estabilos sin tracción. Una vez en el cénit la sujetas normal (enganchado al arnés y la barra) y adopta la forma natural. Por otra parte no necesita un pre-inflado como las Peter Lynn, en este caso es como las de brida fija (con los belcros del borde de ataque, mencionados anteriormente, recogidos).



VALORACION DE ASPECTOS GENERALES

Foil: estable, incluso con rachas considerables.
Dificultad del pilotaje: intermedio avanzado.
Rapidez en los giros: bueno. Tiene unos cordinos en el bridaje para ajustarlo.
Potencia: buena.
La ventana: aceptable.
Lift vertical: aceptable.
Depower: buena eficacia.
Trincadrizas para el trimado del foil: bueno.
Barra: un poquito larga para la actualidad 60 cm
Sueltas rápidas: aceptables.
Líneas:
enceradas acordes con su utilización.
Durabilidad y resistencia: muy buenas.
Relanzado en el agua: bueno.
Subir y bajar foil: muy bueno. Frente a las hinchables sin comentarios.

Los rangos de viento del fabricante hay que acortarlos en 5 nudos por arriba y sumarles por debajo, es decir: la 9m tiene un rango para agua de 15 a 25 nudos.



Para más información en especificaciones podéis consultar su web:

www.boom-kites.com

Anécdota en Conil de la Frontera con la Boom Skite 9m….

Unas vacaciones que pasé por esas tierras con mi familia y Alvaro, entre otras, me pasó la siguiente:

Una vez encontrado el sitio que nos gustaba en la playa decidí navegar, a pesar de que el viento entraba de tierra a mar. Alvaro se conformó con el montain en la arena. Después de pasármelo genial y unas horas, empezaba a tener frío. Me acerqué a la orilla para hacer el último largo por donde rompían las olas. De repente una barca hinchable me golpea en la espalda. La sujeté con la mano. Al momento aparece un “quillo” que la reclama. Sin pensarlo le digo que se la acerco, groso error. Para ello tengo que ceñir mar adentro y no se me ocurre otra cosa que cogerla de una cuerda que la rodea. Aquello empezó a dar vueltas y vueltas. A mucha distancia de la orilla tuve que parar. Al momento pensé en meter el brazo entre la cuerda de plástico y la barca. Comienzo la vuelta y ¡que sufrimiento!, ahora daba más vueltas y el brazo me lo estaba estrangulando.

Mi familia se empezó a preocupar y mi hijo intentó nadar hacia mi para rescatarme, ¡buf!, que mal pintaba la cosa. Al final acabé con la barquita de las narices encima de la cabeza y la barra. La cometa se descontroló y quedó en el mar. Lo primero que pensé fue en desatarme del brazo la cuerda, ya no aguantaba más, ¡que dolor!. Respiré a gusto por fin y con serenidad dije: de perdidos al río. Por narices saco la barca del agua. Me senté como pude en ella y me calcé la tabla. Ahora sólo quedaba levantar la cometa. Con un poco de pericia lo conseguí y la mantuve un rato en el cenit para que evacuara el agua. Mientras tanto pensaba que el viento me arrastraba mar adentro, voy a acabar al otro lado del estrecho. Al final tuve éxito saliendo a dos kilómetros de donde estaba.

Hasta las narices del temita y recogiendo se acerca otro paisano y me dice que estaba flipando. Me dice que practica kite surf a la vez que me comenta lo que evoluciona este deporte. Palabras literales: “que sistema tienes que en una situación de emergencia te sale una barca para rescatarte”. Me quedé atónito, pero no me estaba vacilando, al final no pude hacer otra cosa que romper a reírme. Que tíos estos andaluces. Lo que peor me sentó fue que caminando hacia donde estaba mi familia y Alvaro, sin prisa y tan tranquilo, se acercaba el “quillo” de la barca. Al cruzarnos me da las gracias y me dice que no me tenía que haber molestado, que le importaba poco perderla. Me faltó poco para darle en la cabeza con su barquita.



Por último quiero decir que son mis valoraciones personales en función de la utilización que las he dado y mi forma de pilotar, quizás otra persona pueda tener otra. En mi opinión son una buena compra y las disfruto mucho.






02 octubre 2009

Mundial de Kitebuggy 2006 Gravelines (Francia)



Primeramente he de decir que necesitaba tiempo para asimilar todo lo que ha acontecido estos últimos días. Por las personas que han mostrado tanto entusiasmo estoy en deuda, espero que con los relatos siguientes pueda saldar parte; sin dejar de estar a vuestra disposición para lo que a esto me refiero.

La experiencia la hemos vivido varias personas, algunas de ellas ya han compartido algo con todos vosotros. Aunque Rubén (Alisios), en su diario, os ha detallado muy bien todo, siempre queda algo que contar. Intentaré haceros vivir la competición como yo la he sentido. Cada uno de nosotros tenemos sensaciones diferentes ya que la competición es individual.

Te vas acercando a la playa, en tanto, vas percibiendo el ambiente. Vas muy entusiasmado, con ganas de empezar. Observas el despertar del día, a la vez vas captando el aire que respiras, los pasos que vas dando. Comentas tus intenciones y apreciaciones con los compañeros, pero según te vas acercando cada vez concentras más la atención en la brisa, las ramas de los árboles, las nubes... entusiasmado por conocer la velocidad del viento.




Pasas al recinto donde descansan los sufridos buggys, los recoges y alzas la vista hacia el pasillo abanderado, observando que hondean con fuerza. El bello se crispa al pasar por debajo de tu bandera cruzando el acceso arenoso, sigues tirando de esos pesados “tres ruedas”, haces cumbre del pequeño cambio de rasante y divisas una inmensa playa con un fondo difuso entre la bruma y los barcos que navegan. El rostro se llena de viento y el corazón cambia de ritmo, sigues caminando… sintomático la captación de todo lo que te rodea, analizas los datos, saludas a los pilotos que te cruzas y te acercas al box-caseta donde guardamos el resto del material.

Comienza la preparación de todo el material que necesitas, que es todo. En el box-playa colocas estratégicamente las comentas que prevés necesitar, al igual que los buggys para no estorbarnos los unos a los otros. Cada día se cambiaba de box-playa. Mientras realizas estas tareas vas captando la meticulosidad de los veteranos, pero la fogosidad de rodar puede con todo y no dejas de pensar en montarte y probar que pasa hoy. Las referencias de los que ya están rodando no nos sirven, es otro concepto y el tiempo abrevia, pronto sonará el pitido del megáfono.





Toca a brigfing… Todos los pilotos nos dirigimos al punto de reunión de inmediato. Cuando habla Philip, a pesar de tenerlo que comunicar en dos idiomas, nadie deja de mostrar interés y respeto absoluto. Las explicaciones son muy concretas y precisas, además de aclaraciones del estado del viento y del terreno por donde discurre el circuito. Una vez pasados los minutos en los que se resuelven las dudas de los pilotos se sincronizan los relojes. Llega el tembleque, la incertidumbre, la elección de la talla de la cometa, las ganas de mear, las prisas por llegar a la línea de salida… los 15 minutos se pasan en un suspiro y siempre te quedan cosas que preparar.
►Llegas a salida, la adrenalina fluye por las venas a gran velocidad. Esquivas cometas a la vez que tienes que cuidar los buggys del suelo, por todos los lados hay colores y colores pintando el cielo. Arriba, abajo, a la derecha a la izquierda, delante, detrás, todo está ocupado, no hay espacio pero hay que buscarlo para tener una buena posición de salida. Madre mía, me rodean, golpean mi cometa una y otra vez, la desventan y no puedo corregirlo, el buggy lo tengo atrapado entre otros, si me bajo me atropellan, es un caos y están en la cuenta atrás. 10, 9, 8, 7… ahora, ahora la puedo recuperar... joder que cabrones, no respetan nada y no hacen más que gritar…. 6, 5, 4, 3… venga, venga que ya lo tengo, arriba, sube, arriba… se me va a salir el corazón… 2, 1, pi-pi-piiiii. En este momento las pulsaciones, los instintos, los reflejos inundan todo el cuerpo y te conviertes en un “camicace”, te quedas en blanco y sólo piensas en potenciar la cometa y salir despedido a la máxima velocidad.
Corres y corres más, remas con cuidado no salgas volando, pero necesitas más y más velocidad. Venga que adelanto a uno y a la vez me adelantan a mi… ¿de dónde ha salido?... mierda, que me cierra porque va muy pasado y deriva, no puede controlar el buggy… que me da, que me sacude y tengo más al otro lado, no puedo desviar mucho el rumbo porque me empotro contra otro… joder, joder que me la pego… voces y más voces… ¡ufffff!, que alivio no se por donde hemos pasado todos. Sigo y sigo más rápido, estos tíos no se apartan….  Ehhhh!, quita, no te cruces… De repente mi Combat de 4.8 se convierte en bocadillo de otras dos que me rozan por encima y por debajo… intento sujetarla sin desviarla de su trayectoria, una me desventa y la otra me engancha los frenos, me quedo sin potencia y me están pasando…. Que putas son… Tenso los frenos, la potencio al máximo y consigo mantener la presión suficiente para que siga traccionando a media altura…. La velocidad del viento son unos 25-30 km/h, rodamos a unos 60-70 km/h, un error puede ser causa de lesión.



En los tramos del circuito en los que la trazada es larga y el espacio es suficiente el corazón se alivia, pero pronto llega otra vez la tensión. Las bollas se cogen apurando al milímetro y algunas son de ceñida. Los giros son peligrosos, estamos muchos intentando pasar. Ehhhh!, no, no, no lo hagas ahora, que me partes la ceñida, no gires, no, no… intento esquivarle pero me encuentro con el que viene detrás, mierda… o me desvío o me joden… me obligan a realizar una maniobra rápida levantando la cometa muy deprisa para no enredarme con las suyas… ¡AAAAAAAA! ¡Que despego, que despego!, mierda, que no puedo soltarme porque no puedo hacer fuerza, me duele la fisura de la costilla… AAAAAA¡¡¡¡¡ salgo despedido y a la vez el cabo de arnés se me engancha en el GPS…. Joder que revolcón, estoy entero…. Si estoy entero, pero mi buggy se lo lleva la cometa… no te vallas, vuelve, que voy a por ellos otra vez. Con el mismo entusiasmo te vuelves a levantar y continúas como sea, esto sólo acaba de comenzar.


Hay tramos del circuito (se modifican en cada regata) en los que hay tantos cruces de buggys que “crees que vas al revés”. Las prioridades han de respetarse, pero la prioridad se convierte en yo primero. Recuerdo que ha Fernando le pasaron por encima del eje. Hay momentos en los que los ojos se te salen de las órbitas de tanto fijar la mirada, a la vez que el corazón del pecho, pensando si te dará tiempo a pasar antes de que te colisionen. Al finalizar la regata (25-40 minutos), al primero, le restan 15 minutos de descanso para comenzar la siguiente, en la que se inicia el mismo procedimiento. A los últimos apenas les queda tiempo.◄


Para finalizar he de puntualizar, muy resumidamente, unos aspectos que aclararán ciertas dudas de los seguidores:
   *El terreno. No nos esperábamos una playa tan puñetera, irregularidades en las que no dejabas de temblar y se nos aflojaban los tornillos de las ruedas. Los charcos que te frenaban casi en “seco” y la arena blanda que encallaba las ruedas, con los consiguientes riesgos y dificultades de pilotaje.
   *Los buggys. No tienen nada que ver con los nuestros. Anthony, el de powerkite, me dejó uno de los suyos para las regatas. No conoces su comportamiento, pero en ese terreno puedo deciros que las vibraciones no se transmitían apenas. Cuando vas muy deprisa el buggy tiene un comportamiento mucho más estable. Los giros no son tan bruscos como los que hacemos nosotros, pero también se pueden realizar en poco espacio. Al pesar más (55 kg) no derivan tan fácil, máxime si encima los lastran con 20 kg más, distribuidos en la rueda delantera y en el eje trasero.
   *Las cometas. ¿Tienen que ser grandes y con líneas cortas?. No sólo eso, tienen que tener muy buen perfil de alargamiento. Al ser mayor la superficie consiguen mayor potencia. Las líneas son cortas porque sino no podrían con ellas, pero además permiten tener mayor precisión en el pilotaje de la cometa, ocupar menos espacio aéreo y menos distancia de separación entre las líneas.
   *Pilotos. No cabe duda la mayor experiencia que tienen sobre la nuestra en regatas de este tipo. Es tan importante como conocer el material que utilizas. Son excelentes, pero no debemos menospreciarnos, nuestro nivel es bueno también, necesitamos adaptarnos a sus condiciones.
   *Los circuitos. Entusiasman las modificaciones en cada nueva regata, y necesitas utilizar todos recursos en cada uno de ellos (ceñidas, empopadas, giros…).


Es lo más de lo más. Un pequeño error significa perder tu posición, un poco mayor perder una buena clasificación y un gran error significa quedar el último además de lesionarte. Necesitas mucha potencia en las ceñidas para hacerlas de una sola trazada, sino haces más km y más tiempo tardas. En la “empopada” tienes que tenerlos bien puestos porque vas súper pasado, por eso te tienes que agarrar con un brazo al buggy a la vez que pitotas con el otro. Hay mucha diferencia pilotando una cometa de competición. Es imprescindible que penetre mucho en la ventana para que el tiro sea menos perpendicular al desplazamiento. Que tenga una buena relación de alargamiento frente a las presiones que se mantienen en ambas partes de la cometa para evitar los desagradables caramelos o plegadas. Y por supuesto rápida en la respuesta de giro acorde con su tamaño.


Tengo que dar las gracias a Anthony (powerkite) por dejarme un buggy bitfut, a mis compañeros por ser como ellos son (no tienen precio), la hospitalidad que nos han brindado y a mi club que se lo merece todo, Viva viento Norte.
No quiero concluir sin agradecer a Luis de Windaction su amabilidad y gentileza por apoyarnos siempre en estas causas. Sinceramente he de decir que las PKD COMBAT ofrecen unas prestaciones inmejorables que las hacen idóneas para la competición. Durante esos días he podido probar todas las tallas y acostumbrarme a ellas, desde la 2.9 hasta la 8.6, van de cine, sacan la potencia de donde no la hay. Cuanto más pides más te da.



En Zalduendo seguiré probando y aprendiendo con esta nueva modalidad de practicar el kitebuggy, buggy grande, cometa grande y líneas cortas. Espero en breve poder comunicaros que pasa con esto cuando no es en la playa.


Un saludo, buen viento y muchas regatas para todos. Proki




PD: Después de leer la parte de la regata  vuelve a ver el vídeo de Anthony (powerkite), justo cuando empieza la cuenta atrás, te sentirás dentro de él.


Enlaces: